Por qué se convierte Google en Alphabet

20. agosto 2015 Finanzas 0
Por qué se convierte Google en Alphabet

En realidad, aunque suene fuerte, no es un cambio escandaloso. Algunos se preguntan si ahora los doodles dirán “Alphabet” en lugar de Google o si cambiarán el logo en su buscador. La realidad es que no, el cambio de nombre se refiere al gran consorcio que concentraba todos los proyectos de Google; Alphabet será tan sólo una sociedad de cartera.

Alphabet, una estrategia para aumentar el capital

Como dije, al ser sólo una sociedad de cartera, no tendrá productos propios, es sólo un holding. Esta estrategia de reestructuración tiene el objetivo de hacer más transparente la contabilidad para los inversores y así incentivar el aumento de capital.

Muchos inversionistas sentían intranquilidad por los proyectos secundarios de Google (las áreas de investigación), las cuales encontraban más riesgosas. Me refiero a sus automóviles autónomos, hogares inteligentes (nest) su banda ancha de ultra velocidad (Fiber) y, sí, el Project Glass, que pertenece al Google X Lab.

Todos aquellos proyectos de innovación que a la mayoría de nosotros nos fascinan, a los inversores les genera incertidumbre. Es de comprenderse, el terreno es incierto y al final estas nuevas áreas de innovación y salud no son el core business de Google.

Todas las iniciativas que ya mencionamos pertenecen a un fondo de capital de riesgo llamado Google Ventures y por si no tenían mucha idea de a qué le estaba apostando Google, aquí les cuento un poco:

Impossible Foods: En lo personal, es algo con lo que he soñado toda mi vida: hacer que los vegetales sean deliciosos. Los esfuerzos están dirigidos a analizar, a nivel molecular, productos animales para recrear productos vegetales, con la misma experiencia de sabor de un filete o un queso.

23andMe – Análisis de ADN: Como uno de esos sueños de novela futurista del siglo XX. Prácticamente, con que envíes un poco de saliva y 99 dólares te envían de regreso, vía electrónica, una análisis de tu ADN que revelará el origen de tus ancestros, diciéndote de dónde provienes. Por fin sabrás de dónde vienen esos rasgos afro o asiáticos.

Digit: Es una aplicación que te ayuda a llevar de manera práctica tus finanzas y descubrir en qué gastas más. Es gratuita, por cierto.

Urban Engines: es una aplicación muy interesante de tránsito en tiempo real, que además, te permite, con realidad aumentada, inspeccionar las estaciones de tren, rutas alrededor e incluso ver por debajo de la tierra y través de los letreros espectaculares. Sí, habrá que verla para creerlo.

Granular: con esta aplicación los agricultores pueden  gestionar los ciclos de producción desde la balanza hasta la cosecha. Además de lo anterior, con esta aplicación se pueden rastrear trabajadores para vigilar sus tareas y avances. Un buen látigo tecnológico para los capitalistas agropecuarios.

Savioke: Esta iniciativa se encarga de la creación de robots personales. Inteligencia artificial, ni siquiera hay que decir más.

 

Al estilo Warren Buffet

Pero bueno, regresando a los por qué’s, ¡esto va muy en serio! Alphabet quiere mejorar su intercambio en la bolsa. Se veía venir, ya que desde hace algunos meses Google se robó a Ruth Porat, una importante directora de finanzas de Wall Street, quien ahora es la directora de finanzas de Alphabet.

Y bueno, ahora resulta que el cofundador, Larry Page, de Google siempre ha sido fan del inversionista Warren Buffet y está convencido de que para aumentar su capital deberá optar por una estructura tradicional al estilo Berkshire Hathaway.

Lo sé, es irónico o extraño que se hable de un esquema al estilo Buffet cuando se trata de una empresa de innovación. ¿No acaso era Warren quien en su filosofía de inversión decía cosas como…?

-leer con voz solemne-

  • “Nunca invierta en un negocio que no pueda entender, como tecnologías complicadas.”
  • “Busque compañías con gran capacidad de generación de efectivo y que, una vez en marcha, no necesiten grandes reinversiones.”

La primera, vaya, justifica por qué comienzan a guardar distancia de Google X y demás proyectos secundarios; la segunda, bueno, en realidad la segunda sólo nos dice que Warren jamás habría invertido en Google en sus inicios en la bolsa. No fue hasta que el modelo de Adwords y DobleClick quedó bien cimentado, cuando comenzó a formar parte del más del 90% de su capital, que Google comenzó a generar sus activos. ¿Qué tan seguro era cuando el capital estaba formado por pasivos?

Al final, las cosas tomaron su rumbo y a aquellos jóvenes estudiantes de Stanford, Larry Page y Sergey Brin, les fue bastante bien.

Cuenta el Dr. Héctor García Molina, quien fuese director del Laboratorio de Ciencias Computacionales de la Universidad de Stanford y asesor de la tesis doctoral de Page y Brin, que cuando de pronto ellos llegaron a decirle que abandonarían la escuela porque veían una gran oportunidad con su tesis y que preferían dedicar su tiempo a desarrollarlo como negocio, él les dijo que no lo hicieran, que no había negocio ahí; que terminaran la tesis y se graduaran.  Cuenta el profesor, “yo tuve la oportunidad de negarle Google al mundo”

 

Al día de hoy, la capitalización en la bolsa de Google está entre los 444 mil millones de dólares. Con la nueva estructura, tanto Page, quien ahora fungirá como CEO de Alphabet Inc., como Brin, quien será su presidente, deciden aumentar sus pasivos haciendo más atractivas las acciones, las cuales seguirán intercambiándose en Nasdaq con las claves GOOGL y GOOG, digo, para no hacer tanto escándalo y confundir sin sentido, las acciones de Google Inc. automáticamente se convertirán en el mismo número de acciones de Alphabet Inc. y se continúan intercambiando con las mismas claves.

Este cambio en la estructura pretende dar mayor confianza a los inversores y en cierta forma también permitirá que cada CEO pueda impulsar su propio departamento y buscar su propio capital.

¿Qué sucederá ahora con Google?

El capitán al mando ahora será Sundar Pichai. Este nuevo director operativo ha tenido una singular participación dentro de Google Inc., ganándose el aprecio de Page y Brin.

Pichai comenzó a colaborar con el gigante de Mountain View en el 2004, dirigiendo al equipo de Google Toolbar y luego al de Chrome. Posteriormente se adueñó del proyecto de Android y después de todos los demás, excepto YouTube, quien  lo dirije Susan Wojcicki.

Ahora sólo debemos esperar y ver cómo reaccionan los mercados. Habrá que ver cómo crece Google, que será ahora una división, el buscador y YouTube, quienes generan más del 90% de sus utilidades de su red de publicidad.

Finalmente, así se organizará Alphabet:

Google se vuelve Alphabet

 

 

 

 

 

¿Te gustó?  

 

“Recuerden, nadie sabe todo, hasta cierto punto, porque siempre hay excepciones. ¡Eso es probabilidad!”

Te invito a calificar este artículo y a seguirme en Twitter.

[Total: 0    Average: 0/5]

About José Arturo Navarro Mayorga

Apasionado de la data, el Code y las Matemáticas. Experto en SEO y Estrategia de Negocios Digital. #GrowthHacker. Me interesa todo lo que esté cambiando al mundo ahora.